Login

Cabel cabecera

Spanish English
Miércoles, 21 Octubre 2015 08:24
Valora este artículo
(0 votos)

VRV indoor de Daikin, la climatización invisible

VRV indoor de Daikin, la climatización invisible. VRV indoor de Daikin, la climatización invisible.

Daikin ha marcado un nuevo hito en el ámbito de la climatización con el lanzamiento de su última solución: el innovador sistema de climatización VRV IV indoor, una solución inteligente, intuitiva e invisible. Es el sistema de aire acondicionado más estético y fácil de integrar del fabricante.

Es muy adecuado para la climatización de edificios emblemáticos o históricos, donde es imprescindible no alterar la fachada con unidades exteriores de aire acondicionado. También es perfecto para la climatización de locales de uso comercial a pie de calle (tiendas, bancos, restaurantes, oficinas, etc.) donde se precisan soluciones de climatización que aporten el máximo rendimiento y confort, con un funcionamiento silencioso y que ocupen el mínimo espacio.  
 
Tecnología invisible
Es la solución de climatización que se siente pero no se ve. Uno de los aspectos diferenciales del nuevo sistema VRV IV indoor es que se trata de una solución totalmente invisible. Se instala en el interior de los edificios y sólo queda a la vista una discreta rejilla que incluso puede quedar completamente oculta aprovechando elementos decorativos de la fachada del edificio, como frontones o logotipos del nombre del comercio, convirtiendo así a esta unidad en un equipo totalmente invisible. Además, cumple con los más exigentes requisitos de planificación urbanística y de emisiones sonoras, así como de caudal de aire.
 
Solución inteligente
Incorpora la más avanzada tecnología: un intercambiador de calor en forma de V patentado y exclusivo de Daikin y la tecnología de Temperatura de Refrigerante Variable (VRT). Como resultado, ofrece un mejor control de la temperatura y un mayor confort por zonas al ajustar la temperatura automáticamente, evitando molestas corrientes de aire. Todo ello, con una alta eficiencia estacional (hasta un 28% más que la serie anterior) y una mayor eficiencia energética, lo que reduce los costes de funcionamiento y el consumo de energía.  
 
Para adaptarse a las necesidades individuales de cada espacio, es posible un control individual de la temperatura y es compatible con toda la gama de unidades interiores de VRV (de cassette, de conductos, de pared, horizontales de techo, de suelo, etc.). Se pueden conectar hasta 10 unidades interiores a una única unidad exterior. Incluso es posible conectarlo a unidades de ventilación y climatizadores, y a cortinas de aire, consiguiendo así una solución total.
 
En el caso de edificios o espacios comerciales de gran tamaño, se puede conectar el sistema a un controlador centralizado para un mejor manejo de la instalación y para lograr la máxima eficiencia y un mayor ahorrar energía y confort, supervisando y programando varias zonas de forma continua.

Funcionamiento y manejo intuitivo
La serie VRV IV indoor ofrece una libertad y flexibilidad sin precedentes a la hora de su instalación y configuración. La unidad exterior está diseñada en dos partes. La unidad del compresor, muy ligera y compacta, que ocupa sólo 600x550 mm de espacio en el suelo y pesa solo 80kg, ha sido diseñada para instalarse discretamente en espacios reducidos (trastiendas, salas, técnicas, salas de almacenaje e incluso armarios de cocina). La segunda parte de la unidad, el intercambiador de calor, es también muy compacto (400 mm de altura) y pesa 90 kg, de manera que es posible ocultarlo en falsos techos, evitando desaprovechar espacio dentro del local comercial, donde el metro cuadrado de suelo comercial resulta muy costoso especialmente en el centro de grandes ciudades.
 
Su fácil instalación interior ofrece una solución mucho más económica que las unidades exteriores tradicionales y puede ayudar a acelerar la apertura de nuevos negocios ya que no es necesario pedir permisos de obra para instalarla en cubierta o fachadas.  
 
Necesita un recorrido de tubería más corto, lo que contribuye a reducir los costes de instalación. Además, tiene un muy bajo nivel sonoro de funcionamiento (tan sólo 47dBA), de forma que no requiere de un costoso aislamiento acústico para cumplir las ordenanzas de contaminación acústica.  
 
Por último, su mantenimiento también es muy sencillo e intuitivo gracias a que dispone de un cuadro de conexiones abatible en la unidad del compresor, lo que facilita el acceso a los componentes desde la parte delantera de la unidad.
 
Más información sobre VRV indoor, la climatización invisible, en este enlace.

Motor de Ventas